Una pena en observación

[A Grief Observed]
Año: 
1961
Género: 
Público: 
Tags: 
Editorial: 
Anagrama
Ciudad: 
Barcelona
Año de publicación: 
1994
Páginas: 
104
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

"Una pena en observación" es una colección de reflexiones, que el escritor británico C.S. Lewis (1898-1963) escribió en 1960, tras la muerte de su esposa Joy Gresham. Fue profesor en las Universidades de Oxford y Cambridge, un intelectual inglés muy de su época, polemista converso y apologista cristiano.

El libro recopila las notas manuscritas, en las que Lewis expone su pena, desde los pequeños acontecimientos de la vida cotidiana sin su esposa, hasta profundas reflexiones acerca de la fe, la voluntad de Dios y su silencio. El título quiere recordar que no se trata de un ensayo sobre el misterio del dolor, sino de la perspectiva individual de un hombre ante la pérdida de su esposa, y del duelo como camino para el encuentro con el Dios cristiano. Son unas páginas autobiográficas muy introspectivas, en las que el escritor sobrevive al sufrimiento, a la vez que crea y modela una esperanza basada en el cristianismo. Lewis es un intelectual, y el deseo de intentar entender (observar) la pena se transforma en un abandono en la voluntad de Dios.

La editorial indica que: "En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Davidson Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, católico, soltero y eminente hombre de letras británico (...) Helen sentía una profunda admiración por Lewis, al que hasta ese momento sólo conocía a través de sus obras y de su escaso intercambio epistolar. Del encuentro personal surgió el amor, al que el ya maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco: Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor".

El libro se divide en cuatro capítulos. En el primero, el autor comienza describiendo lo inmediato, los síntomas externos del duelo: esa desidia abrumadora que permea todos los ámbitos de su vida, el descuido del aseo personal, el recuerdo permanente de ella en todo lo que hace, la petición de una certeza que confirme que sigue viviendo en el más allá, o la pregunta de dónde está Dios en medio de este sufrimiento. En el capítulo dos, el autor sube un peldaño en la escalera espiritual. Ante la ausencia física, quedan las imágenes basadas en el recuerdo. La pregunta es: ¿dónde está?. Lewis define la existencia como "un preludio de algo más grande". En el capítulo tres, se llega a la conclusión de que nuestro dolor terrenal no es puro, no ayuda al difunto: hay que aceptar la realidad, abandonarse a la voluntad de Dios y dejarlo ir. En el capítulo cuarto, reconocemos los beneficios del sufrimiento, básicamente, el crecimiento interior.

La humildad ante la pobreza de nuestro intelecto, lleva al autor a reconsiderar la doctrina cristiana. El silencio y aparente abandono de Dios tiene justificación. Lewis confirma ese pensamiento durante la reconciliación de su amada con Dios, justo antes de que esta fallezca en su lecho de muerte. Ella dijo, no dirigiéndose a mí, sino al sacerdote: estoy en paz con Dios.

La lectura atenta y meditada de esta obra puede ayudar a reflexionar sobre asuntos importantes de la vida humana. La película "Tierras de penumbra" adolece, quizás, de falta de sentido de la trascendencia y de la fe en la eternidad, que sí contiene el libro de Lewis.

Autor: Ricardo Isla Bellvis, España
Fecha de actualización: Ene 2024

Otras reseñas

Valoración moral: 

En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Davidson Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, anglicano, soltero y eminente hombre de letras británico, que ejercía en aquel entonces su magisterio en Oxford. Helen sentía desde hacía tiempo una profunda admiración por Lewis, al que hasta ese momento sólo conocía a través de sus obras y de un escaso intercambio epistolar. Del encuentro personal surgió el amor, al que el ya maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco: Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor.

El presente libro es el fruto de ese dolor. C. S. Lewis reflexiona sobre su desdicha, sobre la pérdida del ser amado, y se confronta con Dios, con su aparente ausencia y con la que parece ser su verdadera naturaleza. El vacío, la soledad, la impotencia, el recuerdo, el amor, la fe, la esperanza, la búsqueda de un sentido a tanto sufrimiento, los lugares aún impregnados del ser amado irremisiblemente perdido son el punto de partida de este intenso y emotivo libro, que es un valiente enfrentamiento con lo más íntimo y recóndito de nuestros sentimientos, de nuestro yo confrontado con la tragedia, con el aparente sinsentido que gobierna la vida de los seres humanos, con la enigmática voluntad divina y con la trascendencia y fuerza redentora del amor.

Las reflexiones de esta novela son parte de la base para la película "Tierra de penumbras" de Richard Attenborough interpretada por Anthony Hopkins y Debra Winger.