Te amarás a ti mismo como Dios te ama

[Te amarás a ti mismo como Dios te ama]
Año: 
2019
Género: 
Público: 
Editorial: 
Palabra
Ciudad: 
Madrid
Año de publicación: 
2021
Páginas: 
224
Valoración moral: 
Género: Pensamiento
Sin inconvenientes.
Requiere conocimientos generales en la materia.
Lectores con formación específica en el tema.
Presenta errores doctrinales de cierta entidad.
El planteamiento general o sus tesis centrales son ambiguos o se oponen a las enseñanzas de la Iglesia.
La obra es incompatible con la doctrina católica.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Todo hombre tiene ciertas heridas que ha sufrido en distintas etapas de su desarrollo, y que es necesario identificar y curar para vivir una vida plena delante de Dios, y así quererse a uno mismo como Dios nos desea. El autor comienza desde esta premisa para proponer un método de curación de esas heridas, desde una perspectiva cristiana, aunque apoyándose en la psicología y en estudios filosóficos, para llegar a una meta muy alta: que cada uno pueda quererse a sí mismo como Dios nos ama, y que pueda aprender a querer a los demás como Dios los desea.

El camino que propone el autor tiene tres partes: conocimiento, aceptación y superación. El conocimiento es básico tanto para el amor como para la curación de las heridas. Es necesario conocerse a uno mismo (personalidad, carácter, influencias externas, falencias en el crecimiento, etc.), para tener una visión integral de nuestra vida (saber cuáles son nuestras fortalezas, nuestras debilidades y reconocer cómo podemos crecer), y también para identificar las heridas que necesitamos curar. La aceptación también es importante: hay partes de nuestra forma de ser y de enfrentar la realidad que podemos cambiar, y otras que nos vienen dadas, y que es importante aprender a convivir con ellas, sabiendo los riesgos (las dificultades que nos presentarán), pero también, y sobre todo, dándonos cuenta de que tienen una cara positiva que podemos aprovechar. Por último, superación: conociendo cómo somos, nuestras heridas, y aceptándolos, podemos curar las heridas y crecer. 

La perspectiva que usa el autor, como decíamos, es una perspectiva cristiana. Sus sugerencias complementan la atención psicológica con la atención espiritual, y ayuda a ir diferenciando qué medios es importante poner ante cada situación. No es, está claro, un libro de recetas psicológicas o espirituales, pero sí que da ciertas directrices sobre el modo de enfrentar las distintas falencias y dificultades. Además de la presentación de los modelos psicológicos y el recurso a las terapias –en ciertos casos concretos–, están siempre presentes los recursos más espirituales: el conocimiento personal en la oración, los beneficios del acompañamiento espiritual, el modelo de vida feliz de Jesucristo y de María Santísima, etc.

Un buen libro que requiere ciertos conocimientos básicos de espiritualidad y de psicología, que puede ser de mucha ayuda para el conocimiento personal y para quienes se dedican a trabajar con personas. Aunque lo hace con mucha precaución y previniendo al lector sobre los riesgos de un mal uso, habla de algunos métodos de conocimiento personal que provienen de la psicoterapia, así como de técnicas orientales de meditación y autoconocimiento.

Autor: Felipe Izquierdo, Chile, 2022