Sueño de un día de verano

[Summer Day’s Dream ]
Año: 
1949
Género: 
Público: 
Editorial: 
Aguilar
Ciudad: 
Madrid
Año de publicación: 
1962
Páginas: 
74
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.
Calidad Literaria: 
Recomendable: 
Transmite Valores: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Años después de 1949, en que fuera estrenada esta comedia en dos actos, Priestley explicará que dedicó mucho tiempo y no pocos esfuerzos a esta obra, trasunto claro de la similar de Shakespeare. Es una comedia fantástica -hoy podría denominarse de Ciencia Ficción- que, si no estuvo mucho tiempo en cartel, esto se debió al elevado coste del montaje, antieconómico para el escaso aforo de los teatros disponibles. La acción tiene lugar en una vieja casa de campo de South Downs, llamada Prado de las Alondras. La época: verano de 1975, claramente 26 años después de la fecha en la que los espectadores la contemplan. Priestley no hará muchos esfuerzos para anticipar resortes ambientales sorprendentes: sólo algunas referencias a “coches atómicos”, televisiones para uso particular, y la mención de una III Guerra Mundial devastadora, que colocó a Inglaterra en situación de pobreza, con simples recursos agrícolas medievales, frente a la hegemonía industrial y política de India, Rusia y USA.

 

La moraleja de la ficción reside claramente en que este regreso a la Arcadia Feliz no hizo infelices a los ingleses. Simultáneamente el autor critica con claridad la impunidad moral de los científicos que ven justificada su labor por el simple progreso técnico, deudores sólo de hacer avanzar la ciencia a toda costa. Es rotunda la forma en que (Acto III, Cuadro II, parlamento de Stephen) se les acusa de no saber nada de Dios…pues hicieron un Dios de su ciencia, lo que significa que la mente del hombre adora una parcela de sí misma.

Recomendable para discusiones de club-forum

Autor: Fernando Jadraque Sánchez, España, 2019