Lecturas para sobrevivir al confinamiento (de seis a ocho años)

El patito feo, Hans Christian Andersen

Una pata estaba incubando los huevos; iban rompiendo el cascarón y ya sólo quedaba el último por nacer. Como el huevo era más grande que los demás, temieron que fuera de una pava. Cuando nació, la madre lo recibió con cariño, aunque era distinto a los demás; por eso, comenzó a ser llamado: el patito feo. Otros patos lo maltrataron y huyó. En un estanque estuvo a punto de morir de los disparos de unos cazadores. Más tarde pudo refugiarse en una choza, hasta que un día, al sentirse rechazado decidió recorrer mundo. Como era distinto a los demás, era rechazado por donde iba. En una ocasión, después de muchos sufrimientos, vio su imagen reflejada en el agua y comprobó que era un hermoso cisne. Se sintió muy feliz por ello, pero nunca se volvió orgulloso, pues siempre se acordó de sus sufrimientos cuando era conocido como el patito feo.

La cerillera, Hans Christian Andersen

Una niña, en un día de nochevieja, tiene miedo de regresar a casa pues no ha logrado vender ninguna caja de cerillas; está convencida de que su padre le dará una paliza. Es tal el frío que hace que, para calentarse un momento, enciende una cerilla y ve unas imágenes muy atractivas: una familia alrededor de una mesa bien surtida; luego enciende otra y otra... En una de esas ocasiones ve a su abuela en el cielo y es tanta la alegría de la niña que enciende todas las que le quedan para seguir viéndola, mientras la abuela la va llevando a la Casa de Dios. A la mañana siguiente encuentran a la niña muerta de frío, junto a un montón de cerillas apagadas. Tiene bonitas ilustraciones. Es una buena oportunidad para hacer ver a los pequeños lectores que no todos tienen la suerte de tener casa, familia, comida todos los días...

El viaje de Babar, Jean de Brunhoff

Babar, el rey de los elefantes, se acaba de casar con Celeste y emprenden en globo el viaje de novios. Un accidente hace que caigan en una isla donde tienen que luchar contra unos caníbales que pretenden devorarlos. Una ballena se ofrece a llevarles de vuelta a su tierra, pero, en un descanso, los deja olvidados en una roca en mitad del océano. Allí los recoge un barco que los vende a un circo. Babar y Celeste se sienten humillados. Además, en su país se ha producido una guerra con los rinocerontes que han perdido los elefantes. Afortunadamente una señora interviene y los devuelve a su lugar natural donde restauran el orden y procuran reinar con justicia.

Historia de Babar el elefantito, Jean de Brunhoff

Babar nace en la selva; un día estando con su madre, un cazador dispara a esta y la mata. Babar huye y llega a la ciudad; al principio todo le sorprende, pero va aprendiendo a manejarse e incluso llega a hacer algunas compras en unos grandes almacenes. Una señora le trata con gran cariño y vive feliz. Un día, llegan a la  ciudad otros dos elefantes, uno de ellos es Celeste, una hembra. Los tres deciden regresar a la selva y lo hacen justo en el momento en el que ha muerto el rey de los elefantes. Babar resulta elegido rey y anuncia su boda con Celeste.

La sopera y el cazo, Michael Ende

En dos reinos próximos pero incomunicados, han nacido un príncipe y una princesa. A sus respectivos bautizos no ha sido invitada una pariente común: el hada Serpentina Cascarrabias, quien para vengarse les hace un regalo mágico: a unos, una sopera sin cazo; a otros, un cazo sin sopera. Ingenioso cuento de Ende que no deja de tener su moraleja.

El cartero se convirtió en carta, Alfredo Gómez Cerdá

Un cartero de una pequeña población, mientras espera la llegada del correo en el tren intenta conocer mundo leyendo algunas revistas y periódicos. Sin embargo, esta lectura le disgusta pues siempre aparecen relatos de guerras. Un día con la ayuda de su amiga la bruja Nacarina logrará uno de sus sueños: convertirse él mismo en una carta para llegar lejos y poder ayudar a otros.

Los músicos de Bremen, hermanos Grimm

Un burro, un perro, un gato y un gallo descubren que, por diversos motivos, van a ser sacrificados. Deciden huir sus respectivos hogares y, a lo largo del camino, se van juntando. Cuando llega la noche observan una luz y acuerdan dirigirse hacia ese lugar para descansar; es el refugio de unos bandidos, que huyen tras la confusión inicial provocada por los animales. Pasado el susto, los ladrones deciden volver a ocupar su morada, pero se encuentran con que, inesperadamente, los animales se han organizado para poner en fuga a los ladrones.

Yo te curaré dijo el pequeño oso, Janosch

El pequeño tigre se encuentra mal y el oso acude en su ayuda. Como le duele todo el cuerpo, le venda por completo. Luego le ofrece comida, duerme un rato, recibe visitas... Pero no termina de curarse. El pequeño oso pasa la noche haciéndole compañía y al día siguiente lo lleva al hospital de animales, donde hay ingresados un buen grupo. Como son muchos los que quieren ayudar se forma una auténtica expedición de animales que quieren ayudar al pequeño tigre. Tras la operación, le dan el alta y deciden celebrarlo con una cena. Por el tipo de letra y la estructura de los párrafos es válido para primeros lectores. Puede comenzarse a leer en Infantil.

Sapo y Sepo, un año entero, Arnold Lobel

Este es el primero de una serie de libros que tienen como protagonistas a estos dos sapos, entrañablemente amigos. En este caso concreto, son cinco los acontecimientos narrados que cubren todo un año de su vida. Un descenso en trineo que se convierte en un peligro, la compra de unos helados que acaba en un desastre, un favor que mutuamente se hacen pretendiendo cada uno que el otro no se dé cuenta y la celebración de la navidad, son los relatos recogidos. El tipo de letra facilita la lectura de los primeros lectores.

Sapo y Sepo son amigos, Arnold Lobel

Éste es uno de los cuentos de la serie sobre Sapo y Sepo que ha escrito Lobel. En esta ocasión, al llegar la primavera Sepo no se quiere despertar de su sueño invernal; pero gracias a la ayuda de su amigo Sapo podrán disfrutar de un estupendo mes de mayo. La narración se vuelve especialmente entrañable cuando Sepo se lamenta de que nunca recibe cartas. Sapo se encargará de que reciba una.

Sapo y Sepo, inseparables, Arnold Lobel

  Sapo y Sepo ya son conocidos para algunos jóvenes lectores. Son unos amigos inseparables. En este breve libro, escrito con letra adecuada para niños pequeños, les suceden varias aventuras: salen a dar un paseo, cuidan el jardín, no son capaces de dejar de comer las galletas de una caja, tienen una emocionante aventura en una montaña y, además, van al teatro. Cada historia es muy corta y original, ideal para realizar unos minutos de lectura diarios.

Óscar y el león de Correos, Vicente Muñoz Puelles

Cuando se hace de noche Óscar tiene miedo de los fantasmas; un día, al ir a echar unas cartas, cogió miedo al león de Correos. Para tratar de calmar la furia del león decide meter en su boca caramelos antes de depositar las cartas, pero al encargado de correos no le parece bien. Esto le servirá para descubrir un gran secreto que le ayuda a coger gran cariño a su padre y a perder sus miedos infantiles.

El secreto de la momia, Mary Pope Osborne

Jack y Annie son dos hermanos que tienen una cabaña en lo alto de un roble donde guardan libros y otros objetos. Lo peculiar de esos libros es que te permiten trasladarte a la época de la que tratan. En esta ocasión cogen uno sobre Egipto. Ven el dibujo de unas personas que se dirigen con un féretro hacia una pirámide; de repente Jack y Annie se encuentran allí. El interior de la pirámide contiene pasadizos, e incluso la momia de una reina que no pudo entrar en la eternidad por no disponer del libro de los muertos –creencia de los antiguos egipcios- Ambos hermanos le ayudan a descifrar un jeroglífico que lo aclara todo. En un momento de peligro consiguen salir al exterior y misteriosamente regresan  a Estados Unidos, justo al lugar de donde partieron. De modo sencillo permite conocer algunas costumbres del antiguo Egipto que aparecen reflejadas con bastante objetividad. Su lectura será más provechosa a partir de los 7 o al menos con un mínimo de dominio lector.

La noche de los guerreros ninjas, Mary Pope Osborne

Como en otras historias de la autora, los libros de una casa mágica entre las ramas de un roble, tiene el efecto misterioso de trasladarte a otro lugar. En esta ocasión Jack y Annie no encuentran a la bibliotecaria Morgana, quien con sus poderes mágicos lograba los traslados. Pero sí encuentran un mensaje y un ratón. Los efectos son similares porque rápidamente, antes de que se puedan poner a buscar a Morgana, suben por la escala del árbol dos guerreros ninjas, propios del Japón en el siglo XVI. Conviven con ellos unas horas, pero estos les tienen que abandonar para enfrentarse a los samuráis, guerreros también del antiguo Japón. Afortunadamente Jack y Annie logran regresar a la cabaña de Pensilvania, Estados Unidos, de la que han partido. El libro tiene más detalles, pero sólo interesan si el lector domina suficientemente bien la lectura como para percibir las secuencias secundarias. Esta fórmula lograda por la autora, atrae a los chicos inquietos en busca de resolución de misterios.

¡Que vienen los dinosaurios!, Mary Pope Osborne

En este libro explica una característica común a toda la colección: los hermanos Annie y Jack de siete y ocho años, respectivamente, descubren un árbol en el que hay una cabaña en la parte superior. Deciden subir allí por una escalera colgante que lo facilita, y descubren que la cabaña está llena de libros. Uno de ellos trata sobre los dinosaurios y apenas ha dicho Annie: ¡cómo me gustaría haber vivido en esa época!, se encuentran en una cabaña similar pero en un lugar y época distintos: justo debajo del árbol hay un pteranodonte, criatura voladora gigantesca. Luego descubrirán otras especies, algunas agresivas si te acercas a los huevos que están protegiendo. De hecho a Jack será el pteranodonte el que le libre de un buen disgusto. Cuando, de nuevo en la cabaña de la época prehistórica manifiestan en voz alta su deseo de poder volver a Pensilvania, instantáneamente se ven en la primera cabaña en la que habían estado. Cuando su madre les llama, descubren que lo que en el pasado había sido un buen rato, en nuestra época apenas ha supuesto un instante.

Pericopín, Hilda Perera

Pericopin era largo y delgado. Es un gusano y su mejor amigo un roble. Llevaba una vida pacífica y ordenada, hasta que un día una serpiente muy larga le mojó. El roble le explicó que eso era una manguera, pero que ella siguiera llevando su vida de costumbre.   Otro día vio huir a las hormigas bajo una poderosa luz. El roble le explicó que era una linterna ya que había un jardinero que estaba tratando de mejorar el jardín. Pero tú, ten paciencia, le volvió a decir. Un día, Pericopín se durmió; fue un largo sueño y cuando se despertó, comprobó que tenía alas. Asustado fue al roble, quien le sugirió que se mirara en el estanque: se había convertido en una mariposa. Puede ser una buena ocasión para explicar a los niños el proceso de evolución de las mariposas. Las ilustraciones son preciosas.

El gigante egoísta, Oscar Wilde

Un gigante vivía en una casa, pero la había rodeado con un muro y no dejaba jugar a los niños en su jardín; como resultado, allí siempre reinaba el invierno. Un día el gigante se despertó y vio que había llegado la primavera. Descubrió que habían entrado unos niños por un agujero de la tapia. Todos reían salvo uno, pequeñín, que no podía subirse a un árbol y en cuya zona, seguía siendo invierno. El gigante conmovido le ayudó y,  a partir de ese momento, fue un gran amigo de los niños. Siempre se acordaba de aquel niño pequeño que había visto, hasta que un día... 

José Manuel Mañú Noain