Mi carrera con el diablo. Del odio racial al amor racional

[My Journey from Racial Hatred to Rational Love]
Año: 
2014
Género: 
Público: 
Tags: 
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.

A los lectores de Joseph Pearce —quien ha escrito sobre autores como Solzhenitsyn, Chesterton, Tolkien, Wilde y Shakespeare, entre otros— puede que inicialmente les mueva el afán de conocer detalles de la vida de este interesante escritor inglés. A los que no conozcan a Pearce por lecturas previas puede moverles el atractivo de un género tan agradecido como la autobiografía. Unos y otros se quedarán deslumbrados desde la primera página del libro —la escena es sobrecogedora: Pearce, solo, en una celda de aislamiento de un penal inglés, enfrentándose a lo que él mismo describe como «el día más negro de mi vida»—. A través de una historia fascinante en la que compiten el odio y el amor, el diablo y la gracia, el pecado y la misericordia de Dios. Además, "Mi carrera con el diablo" es un interesante análisis desde dentro de la sociedad inglesa, durante unos años convulsos en los que las ideologías traspasaron los límites de la política y se colaron en otros campos como el de la música pop y los estadios de fútbol.

En su carrera entre las tinieblas del odio hacia el resplandor del amor de Dios y su recepción en la Iglesia católica, guían a Pearce numerosos destellos que vienen de sus lecturas, especialmente las de Chesterton, Lewis y Belloc. Pero también fueron decisivos inesperados gestos de amor provenientes de quienes tenían sobrados motivos para odiarle: «El amor, lo mismo que la razón, fue necesario para mi conversión».

La vida de Joseph Pearce es una apasionante historia de fe y de amor que todavía no ha concluido. Hace tiempo, no obstante, que al escritor inglés le sostiene la esperanza de que nuestra historia acaba bien: «Mi carrera con el diablo no la he ganado todavía, pero me consuela saber que la victoria final no es de él. La victoria es la resurrección del Hijo».

J.G.R.P. (España, 2015)

Mi carrera con el diablo es la historia autobiográfica de la conversión del propio autor, Joseph Pearce. Su vida es un viaje desde la indiferencia religiosa a la necesidad de la Verdad y el Amor. 

Se educó en un ambiente relativista. En su adolescencia adoptó la postura neofascista defendiendo a ultranza la raza blanca. Su idea política se basaba en que la pluralidad racial amenazaba la identidad nacional británica, en realidad un desordenado amor a la patria. Alimentó estas ideas con las lecturas que dieron lugar al fascismo de Hitler y, en definitiva, con libros que le transmitieron un gran pesimismo por influencia de Nietzsche. 

Se comprometió como político radical en el partido Frente Nacional del que llegó a ser presidente. Este partido fascista, que se nutría de hooligans, hinchas de los grandes equipos de fútbol, apoyó a los legalistas del Ulster contra el IRA en Irlanda del Norte. Ingresó en la Orden de Orange, sociedad secreta anticatólica, y hasta promovió conciertos de música cuyos grupos acogieron la causa skin contra el comunismo. 

Incitaba a la violencia racial a través de la revista Bulldog  por lo que fue  condenado a cárcel en dos ocasiones. A partir de este encuentro con la soledad y la privación de la libertad, su fe en la razón, la nación y el Estado como “Gran Hermano” que todo lo gobierna, se fue socavando poco a poco.  Empezó a cambiar su forma de ver la vida leyendo buenos libros. Se sintió muy reconfortado cuando leyó "Archipiélago Gulag" de Solzhenitsyn, un libro donde admiró la fe y el espíritu de superación ante todas las pruebas y tribulaciones que sufrió el protagonista, muy diferente de las disposiciones que él tenía, viviendo en unas circunstancias similares: Solzhenitsyn en un campo de concentración, y él en una prisión. 

También le cautivaron Chesterton y E. F. Schumacher que defienden a la familia como anterior al estado, Hillarie Belloc y Otto Strasser. Tras leer a estos autores católicos, atravesó unos años de lucha interior.También se encontraba desengañado por el ansia de poder y la falta de lealtad de sus compañeros de partido. 
La conversión hacia la Iglesia Católica no sólo fue una conversión intelectual sino que Joseph Pearce fue conquistado por los actos de amor que algunas personas con ideas muy distintas a él le mostraron. 

El libro es un gran ejemplo de la fuerza de la verdad y del testimonio que puede transmitirse a través de la lectura y que es capaz de transformar a la persona. 

M.J.C. (Italia, 2016)