L'éducation sentimentale

[L'éducation sentimentale]
Año: 
1869
Género: 
Público: 
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.

En esta historia quizá lo menos importante es la acción, centrándose el relato en las reacciones y sentimientos de los protagonistas. Dentro de su género, el realismo, tiene importancia la descripción de los acontecimientos sociales durante los cuales se desarrolla la vida del protagonista: 1840-1867, aunque el encuadre histórico-social es tan sólo el telón de fondo, no el tema principal. La novela reconstruye con precisión histórica el pasado (resaltado en la meticulosidad de los datos históricos, geográficos, de itinerarios, etc.), sin descuidar la descripción "en presente" de la vida parisina de esa época (revolución de 1848, revueltas callejeras, movimientos de masas). Y a la vez, paralelamente, sin desentonar, se narra la existencia cotidiana de diversos personajes de forma fluida, con un estilo lento, lleno de matices líricos y románticos.
El autor no alaba ni condena las situaciones, sean personales o sociales. Simplemente se limita a describir los hechos, poniendo en boca de los personajes diversas y contrapuestas opiniones, tanto en lo religioso, como en lo social o en lo político. Su realismo, aparentemente neutral, se adapta a la constatación de lo que es "natural", dentro y fuera de la conciencia, y es en esta "naturalidad" residen los inconvenientes morales: lo "normal" y ordinario es vivir inmoralmente. El drama del protagonista es quizá ese deseo de ser "natural", de mimetizarse: si los ricos triunfan por cualquier medio, él no tiene inconveniente en emplearlos, se consideren honestos o no. Si los burgueses acomodados tienen una amante, él no ha de ser menos. Si los convencionalismos sociales son apariencias útiles, él ha de comportarse hipócritamente. En este sentido puede decirse que es una novela amoral.
M.O. (2007)