La estructura de la ciencia

[The Structure of Science]
Año: 
1961
Género: 
Público: 
Valoración moral: 
Género: Pensamiento
Sin inconvenientes.
Requiere conocimientos generales en la materia.
Lectores con formación específica en el tema.
Presenta errores doctrinales de cierta entidad.
El planteamiento general o sus tesis centrales son ambiguos o se oponen a las enseñanzas de la Iglesia.
La obra es incompatible con la doctrina católica.

Se trata de una extensa y detallada exposición de las características de la ciencia, entendida como saber explicativo, y de algunos sectores importantes de la misma (explicaciones mecánicas, matemáticas, biológicas, históricas). La ciencia, según Nagel, consiste en dar "explicaciones" sistemáticas, que responden a la pregunta "por qué". Hay cuatro tipos de explicaciones: deductivas, probabilísticas, teleológicas, genéticas. En este sentido, en la ciencia se contienen verdaderas afirmaciones "causales", y no meramente universales. De todos modos, las leyes físicas, para no ser simples generalizaciones -quizá accidentales- deben basarse en una necesidad física, y no en una pura necesidad lógica (cuya negación sería sin más contradictoria).
El capítulo más importante, desde el punto de vista filosófico, trata del estatuto cognoscitivo de las teorías. Distingue tres interpretaciones: "descriptiva" (una teoría tiene valor en cuanto es "traducida" a un lenguaje simplemente descriptivo de la realidad observable: Mach); "instrumentalista" (una teoría es tan sólo un instrumento de acción: pragmatismo de Peirce, Dewey); "realista" (una teoría es verdadera o falsa, según su conformidad con la experiencia). Nagel se declara en favor de esta última posición, aunque considera que estos conflictos versan sobre cuestiones verbales, porque cuando se entra a fondo en los argumentos, las posiciones son muy matizadas.
Nagel rechaza muchos puntos fundamentales del positivismo lógico. Sin embargo mantiene una confianza exagerada en la posibilidad de entender otros fenómenos (por ejemplo, el comportamiento humano) del mismo modo como puede entenderse el comportamiento de los cuerpos mediante la física y la química. Así, aunque se opone a una irreductibilidad completa, no admite que haya niveles de realidades realmente distintos.
J.K. (2007)