Guadalupe Ortiz de Landázuri. Trabajo, amistad y buen humor

[Guadalupe Ortiz de Landázuri. Trabajo, amistad y buen humor]
Género: 
Público: 
Editorial: 
Palabra
Año de publicación: 
2002
Páginas: 
296
Valoración moral: 
Género: Pensamiento
Sin inconvenientes.
Requiere conocimientos generales en la materia.
Lectores con formación específica en el tema.
Presenta errores doctrinales de cierta entidad.
El planteamiento general o sus tesis centrales son ambiguos o se oponen a las enseñanzas de la Iglesia.
La obra es incompatible con la doctrina católica.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Guadalupe Ortiz de Landázuri fue una mujer que procuró buscar la santidad en medio del mundo, y muchos la consideran modelo por su forma de trabajar, cómo se entregaba a los demás en la amistad y el modo en que vivía, siempre llena de alegría. Era química de profesión  –cuando eran pocas las mujeres que alcanzaban estos estudios universitarios– y en 1944 conoció a san Josemaría, que le abrió un panorama nuevo en su vida: que el trabajo bien hecho es lugar de encuentro con Cristo y servicio a los demás, y que podía difundir con su existencia este mensaje. A partir de entonces, con su propia iniciativa y confianza en Dios, trabajó con alegría –en España, México e Italia– en la investigación científica, la dirección de centros universitarios, los trabajos del hogar y la promoción de iniciativas de solidaridad.

Autor: Felipe Izquierdo, Chile, 2018