Gozo

[Gozo]
Año: 
2023
Género: 
Público: 
Editorial: 
Siruela
Ciudad: 
Madrid
Año de publicación: 
2023
Páginas: 
233
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

¿En qué momento mi vida empezó a ser accesible solo en vacaciones? Con estas doce palabras la filósofa y escritora Azahara Alonso (Oviedo, 1988) nos arrastra en "Gozo", su debut literario, a un incómodo viaje sobre la dictadura de la rígida productividad y a la glorificación del trabajo como elemento definitorio decisivo de la identidad personal. ¿Qué lugar debe ocupar el trabajo para llevar una vida equilibrada? Alonso habla de vidas vinculadas a la inercia, no sólo a la inercia de la prisa, sino a todo lo que se supone que debemos hacer y cumplir, ya sea una semana laboral eterna, o visitar tropecientos monumentos durante las vacaciones. Creo que en esta sociedad no hay sitio para la pereza, ni en su forma más sutil y humilde, como estar exenta de culpa cuando un día libre no hacemos gran cosa.

La obra está compuesta por una serie de flashes, más o menos largos, que recogen las experiencias vividas durante una especie de "año sabático". La narradora y su pareja se fueron una temporada a la Isla de Malta. Se incluyen también referencias, sobre estos temas, de otros escritores conocidos.

¿En qué momento mi vida empezó a ser accesible solo en vacaciones? Fui a la isla porque había terminado los estudios y solo sabía lo que no quería hacer. Recibí una beca para practicar un idioma que no fuese el mío. La isla está al sur de Sicilia y al este de Túnez, su tamaño es similar a una de las provincias pequeñas de España. Hablan un idioma rarísimo: entre árabe, inglés e italiano.

Vivir es pasar de un espacio a otro haciendo lo posible para no golpearse. Por entonces, había tropezado demasiadas veces, me había mudado de habitación, de piso, de ciudad, por estudios, por enfados, por volver a ciertos lugares ... Mi abuela insistió en ayudarme a renovar el armario "Que te vean bien vestida, vas a ser una forastera", me dijo. Cuando me pregunto, por qué solo accedo a mi verdadera vida en vacaciones, hablo de reconquistar el tiempo: ¿cómo diría: descanso, ocio, libre albedrío?

El carácter propio del trabajo no es hacer lo que se quiere cuando se desea, sino ejecutar una actividad en un momento determinado por obligación, por un fin, por dinero. Entre el esclavo y quien trabaja no hay apenas diferencia, sino de cantidad. Se trata únicamente del mayor o menor tiempo que uno, en relación con el otro, puede utilizar a su antojo y con el que puede contar libremente, hasta desperdiciar sus horas, si así lo quiere. Disponer o no disponer de una misma, esa es la cuestión.  
Cuando abandonamos su apartamento y la isla, tiempo después, la casera nos dijo: "Habréis disfrutado de unas largas vacaciones, ahora vuelve la vida". Es curioso que todo el mundo piensa que la vida está en otra parte, y que no trabajar una temporada es vivir de recreo. Ella sintió que nuestra manera de estar en el entorno, era demasiado ligera al no contar con horarios fijos y obligaciones conocidas.

¿Por qué el trabajo? ¿Por qué no se puede escapar de él? Y un Sun Limet, en el estado de gracia de la convalecencia -un estado de tiempo congelado- pregunta esto, en un correo electrónico, a un buen amigo. Hubo intercambio de correos. A Sócrates se le atribuye: los trabajadores son malos amigos y malos ciudadanos porque no disponen de tiempo para cumplir con las responsabilidades de la amistad y la ciudadanía.

Es necesario tener tiempo para pensar, para dirigir y ordenar la existencia: ¿qué querría hacer en el futuro? Mi vocación es comprar tiempo con dinero. Por eso cualquier trabajo puede ser bueno, con tal de no esclavizarse con él. En la isla flotaba entonces una pregunta: ¿a qué quería dedicarme? Podía plantearse, a medio plazo, una vida que dependiese de ese juego económico de poderes. Pero ya que había estudiado algo, y puesto que la carga que con gusto se lleva, no pesa, pensé que sería mejor buscar un empleo que me fuese amable. Vi una exposición interesante: "Felicidad y tiempo libre". (Con una advertencia: "esta exposición no te hará feliz").

Con mi pareja vivíamos una vida tranquila, apacible, paseos, fiestas, cenas, .... Es preciso que el proletariado retorne a sus instintos naturales, que proclame "los derechos de la pereza", un millón de veces más nobles que los tísicos "Derechos del hombre" elaborados por los abogados metafísicos de la revolución burguesa. Que se obligue a no trabajar más de tres horas al día, y a gozar el resto del día y de la noche.

Peter Handke se autodenomina "amante de la espera" y para él hay una relación ineludible entre la inspiración y el ocio. En aquel tiempo yo necesitaba inspirarme para descubrir a que quería dedicar mi vida, ya que tenía que dedicarla a algo. Así que su nombre no sería "año sabático", sino "año de ocio, año de espera".

Carmen Martín Gaite dice: tiene uno prisa, la tiene siempre, metida en el organismo, donde se ha ido encubando como una enfermedad. Tanto es así, que al tiempo de pensar se le suele llamar perder el tiempo, porque el ser humano se ha hecho esclavo de la prisa ...

Pero el dinero de la beca se acaba ... ¿cuánto tiempo podría seguir viviendo así¡? ¿Quedan malparadas mis teorías? .... Son unas reflexiones que pueden ayudar a pensar sobre el modo de enfocar el trabajo, en armonía con el descanso, con el ocio inspirador, la familia, los diversos deberes que tenemos los humanos.... 

El libro no ofrece inconvenientes. Está escrito con buen humor, y en un tono desenfadado y amable. Es interesante y aconsejable.

Autor: Ricardo Isla Bellvis, España
Fecha de actualización: Jun 2023