El santo es nuestro mundo

[Der Hellige in unserer velt ]
Año: 
1960
Género: 
Público: 
Editorial: 
Lumen
Ciudad: 
Buenos Aires
Año de publicación: 
2005
Valoración moral: 
Género: Pensamiento
Sin inconvenientes.
Requiere conocimientos generales en la materia.
Lectores con formación específica en el tema.
Presenta errores doctrinales de cierta entidad.
El planteamiento general o sus tesis centrales son ambiguos o se oponen a las enseñanzas de la Iglesia.
La obra es incompatible con la doctrina católica.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Esta breve obra primero fue una conferencia dictada el 6 de enero de 1956 que más adelante fue ampliada y redactada con mayor precisión en alemán en 1960.  Años después fue traducida al castellano. El prestigioso teólogo católico italo-alemán (1885-1969) afirma que el santo es un elegido de Dios. Su tesis principal es que no hace falta una vida extraordinaria para alcanzar la santidad pues hay santos de lo cotidiano. Se logra con la gracia de Dios y haciendo su voluntad con amor. Lo propio de los seglares es santificar el mundo.

Los santos son hombres que tienen una particular alegría, seguridad y libertad. El autor es un adelantado de su época pues escribe estas afirmaciones antes de que el Concilio Vaticano II hablara de la llamada universal a la santidad. Es uno de los pioneros en señalar que cualquier persona puede llegar a ser santa a través de la vida ordinaria.

Autor: Marcela Navarro Hernández , México
Fecha de actualización: Nov 2023