El gran Dios Pan

[The Great God Pan]
Año: 
1894
Género: 
Público: 
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.

"El gran Dios Pan" se inicia con la intervención quirúrgica del doctor Raymond sobre la joven Mary, para que ésta potencie sus recursos sensoriales. Como resultado, Mary se vuelve loca, mientras el doctor "se lava las manos": -Al fin y al cabo, dice, ha visto al Gran Dios Pan. Lo malo es que lo dice en sentido literal, pues da a luz un año después a un híbrido de ella y de ese "dios": un ser mixto, atractivo, repulsivo y peligroso a un mismo tiempo, que a lo largo del relato es llamado Helen Vaughan, o señora Beaumont, o señora Herbert. El monstruo, como encarnación del dios Pan, va asesinando por doquier hasta su desaparición. Sus actos malvados no se pormenorizan al lector, porque su descripción les impediría "conciliar el sueño en paz". Literariamente el autor actúa con maestría, a base de alusiones parciales y abundancia de adjetivos hiperbólicos, que potenciarían la imaginación del lector decimonónico.

F.J. (2013)