El baile

[Le Bal]
Año: 
1930
Género: 
Público: 
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.
Calidad literaria: 
Recomendable: 
Transmite valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Un libro seco, sintético, sin sobras: en su brevedad consigue mezclar la rivalidad madre-hija (por tanto, in nuce, aparece el tema de la educación y de las relaciones entre las generaciones), la hipocresía social (que nunca deja de estar de moda), el vértigo de la riqueza improvisada (que no logra improvisar modales ni formación), la venganza sin medida del adolescente; y todo ello pasando sin solución de continuidad de la imaginación a la realidad. Un drama cruel de resentimiento, ambición, y amor fallido. Una incisiva historia sobre las apariencias y la estupidez, que se lee con agrado.

J.M.M. (2009)

Reviews

Valoración moral: 

Antoniette Kampf, el trasunto de la autora, es una adolescente de 14 años con un rico universo interior y con una descarada y admirable inclinación hacia la verdad en sus sentimientos y en sus expresiones. Este ni trampa ni cartón le lleva a enfrentarse con una madre que representa lo contrario, la falta de vida interior, la banalidad más asfixiante, alguien que no duda en torturar a su hija por el que dirán, que antepone sus prioridades superficiales a todo y a todos. Y luego, el padre: un calzonazos, personaje central de la novela precisamente por su inacción. Su falta de carácter permite el abuso de la madre sobre la hija y predice una tragedia, al estilo Rebelde sin causa. Sus omisiones y condescendencias llevan a lo que hoy llaman una familia disfuncional. Aunque la hija sabe defenderse gracias a su imaginación y autoestima el sufrimiento es lancinante.

Aparecen inolvidables imágenes que luego se repetirán en otras novelas: los afeites de la madre diluidos por sus propias lágrimas derramadas por vacuidades, los manos sangrantes de la hija impotente que se autolesiona mordiéndoselas. Antoniette es educada en la fe católica pero por el pésimo ejemplo de su madre lo que conlleva a rezar por la muerte de los que la torturan, por ejemplo su profesora de piano, y conlleva que califique de cuentos al relato evangélico. El consuelo de Antoniette es miss Betty, la institutriz inglesa, otro trasunto de las queridas institutrices que tuvo la autora de la novela. Miss Betty intenta endulzar sus sinsabores, con sus palabras amables y con otra visión más positiva de la fe: "no te enfurruñes, apenarás a tu ángel de la guarda". Llevada al cine por Wilhem Thiele, el director de Tarzán, en 1931.

Autor: ricardo little, España, 2021