Dios y su imagen. Trayectoria bíblica de la salvación

[God and His Image. An Outline of Bíblical Theology]
Año: 
2007
Género: 
Público: 
Editorial: 
Fundación Maior
Año de publicación: 
2012
Páginas: 
296
Valoración moral: 
Género: Pensamiento
Sin inconvenientes.
Requiere conocimientos generales en la materia.
Lectores con formación específica en el tema.
Presenta errores doctrinales de cierta entidad.
El planteamiento general o sus tesis centrales son ambiguos o se oponen a las enseñanzas de la Iglesia.
La obra es incompatible con la doctrina católica.
Calidad Literaria: 
Recomendable: 
Transmite Valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Esta obra es una nueva traducción de Dieu et son image, del dominico Barthélemy, prestigioso biblista francés, fallecido en 2002. El libro, publicado por primera vez en 1963, ha sido traducido a las lenguas más importantes, y reeditado en diversas ocasiones desde entonces.

Este estudio de teología bíblica pretende responder a la pregunta sobre la búsqueda del hombre por Dios y sobre la dificultad del hombre por mantener la imagen divina en la que fue creado (p. viii). El libro consta de diez capítulos, que son básicamente diez artículos publicados por el autor entre noviembre de 1961 y abril de 1963 en la revista francesa La Vie Spirituelle. Ocho de esos diez textos eran una versión más trabajada de las primeras seis clases impartidas por el mismo Barthélemy en el Cours de Science Religieuse, en el Aula de la Universidad de Friburgo (Suiza), en 1960-1961. A pesar de ser textos independientes, en el libro están perfectamente integrados y organizados según una perspectiva cronológica.

En una corta pero interesante introducción, el autor expone su forma de acercarse al Antiguo Testamento. En su opinión, la palabra de Dios manifestada en esos libros no está muy lejana de la palabra pronunciada por Cristo, ya que Dios es uno, al igual que su mensaje. Sin embargo, aquellos primeros oyentes, aún en la infancia, no podían extraer de aquella revelación gran parte de su contenido ni comprenderla del mismo modo que los que escucharon más tarde a Jesús. Es con el tiempo, a la luz de Cristo y guiados por el Espíritu Santo, como podemos profundizar en toda la riqueza del Antiguo Testamento. Desde este punto de vista, también esta parte de la Sagrada Escritura es luz para el hombre nuevo, una luz que va a los mismos orígenes de su relación con un Dios que lo crea y le habla.

El punto de partida de la obra es la visión errónea que Job tiene de Dios y las razones que la motivan. A partir de aquí, el autor expone diferentes “etapas” de la auto manifestación de Dios, en cada una de las cuales predomina una figura concreta: Moisés (capitulo 3: Un Dios que elige), el Decálogo (capitulo 4: Un pueblo condenado a la libertad), el becerro de oro (capitulo 5: Los ídolos y la imagen), David (capitulo 6: Dos pastores que descubrieron a Dios), Oseas (capitulo 7: El Dios celoso y el marido engañado), Jeremías (capitulo 8: Preservación o re-creación), el Santo Grial (capitulo 9: Sangre para beber), el Paráclito (capitulo 10: El aliento del Dios viviente).

El propósito de este libro es presentar lo que Dios dice sobre sí mismo y sobre su imagen en el texto inspirado de la Escritura, leída en su conjunto. Aquí se cumplen dos presupuestos necesarios de toda teología bíblica, según el autor: acercarse a la Biblia como un todo y centrarse en buscar lo que Dios nos cuenta de sí mismo. God and His Image no es un trabajo tan técnico como lo es casi toda la obra del biblista francés. Se trata de un estudio teológico, muy atento a la dimensión espiritual y muy cercano a la lectio divina, en el que quedan de manifiesto con claridad la condición creyente y sacerdotal de Barthélemy. El resto de sus trabajos avalan suficientemente su competencia exegética, de un modo muy particular en relación al Antiguo Testamento.

Aunque se trate de una obra cuya edad supera ya los 45 años, sigue siendo de especial utilidad tanto por su rigor y su metodología como por el contenido, centrado en un tema especialmente relevante también en nuestros días: la naturaleza de Dios y la del hombre en cuanto imagen divina.

J.L.C. (España, 2010)