Allende el Jordán

[Johnson orer Jordam ]
Año: 
1939
Género: 
Público: 
Editorial: 
Aguilar
Ciudad: 
Madrid
Año de publicación: 
1962
Páginas: 
60
Valoración moral: 
Género: Literatura
Sin inconvenientes.
Algunos inconvenientes morales.
Presenta pasajes de cierta entidad contrarios a la fe o la moral.
Presenta pasajes escabrosos o un fondo ideológico general que puede confundir a personas con una escasa formación cristiana.
Abundan los pasajes escabrosos o un fondo ideológico contrario o extraño a los valores cristianos.
Por sus contenidos explícitos, la obra contraría la fe o la moral de la Iglesia Católica o el cristianismo en general.
Calidad Literaria: 
Recomendable: 
Transmite Valores: 
Contenido sexual: 
Contenido violento: 
Lenguaje vulgar u obsceno: 
Ideas contrarias a la doctrina de la Iglesia: 
La calificación de las distintas categorías proviene de la opinión de los colaboradores de Delibris

Pieza teatral en tres actos, estrenada en Londres el 22 de febrero de 1939. En opinión del propio autor es una comedia experimental que sitúa a sus personajes fuera del tiempo, como sucede en sueños, que exige gran número de personajes, todos los recursos del teatro y un montaje costoso (incluye la música y el ballet, etc.): no ha de considerarse como una comedia respecto a la vida después de la muerte, porque en realidad es una comedia biográfico-moral en la que se abandona el usual tratamiento cronológico en beneficio del examen de la vida de un hombre.  Es posible que también pueda compararse a un “auto sacramental” de espléndida puesta en escena, como los del siglo de oro español.

En cualquier caso, en el acto primero se nos presenta al protagonista, Johnson, honrado padre de dos hijos (Richard y Freda) y fiel esposo de Jill, que acaba de fallecer. Dentro del dolor de la pérdida Johnson parece soñar o ver su mala conducta, a lo largo de su vida. En los actos siguientes, la acción dramática nos hará contemplar con idéntico realismo, los buenos o malos deseos, las buenas acciones y la sanción de dolor o felicidad intramundana que esto lleva consigo.

Si el espectador poco avisado piensa que contempla una parábola de la escatología cristiana, puede ver en el escenario claros errores teológicos respecto a las postrimerías. Si, como avisa el autor, se trata de un examen de conciencia escenificado sobre el bien y el mal, la obra es eminentemente positiva y valiente. En cualquier caso, hay algunas escenas que pueden representarse de forma lasciva o contenida: de ello depende la recomendación final, siempre respecto a lectores adultos.

Autor: Fernando Jadraque Sánchez, España, 2019